Ir al contenido
Camelia Golf
  1. Golf

Golf: Wyndham Clark se une a las sorpresas históricas

El estadounidense solo había pasado anteriormente a su conquista del US Open 2023 dos cortes entre los cuatro majors y nunca había finalizado por encima de una T75.

La gesta que ha conseguido Wyndham Clark en el US Open 2023 de golf siempre será recordada. Un golfista al que casi nadie conocía, alejado de las grandes masas y los principales focos, se ha acabado imponiendo en uno de los cuatro majors, el segundo más antiguo de la historia. Todo ello, obrado por un jugador que a sus 29 años afrontaba su séptimo torneo de estas características, con cuatro eliminaciones en el corte de la mitad del campeonato y solo dos competiciones acabadas, en una T75 y en una T76.

Una historia impresionante que, sin embargo, no es nueva en un deporte que ya tuvo logros similares anteriormente.

Fitzpatrick se estrenó un año antes

Las sorpresas en el golf son algo típico y aunque muchas veces gana alguno de los favoritos, los majors tienen a lo largo de su historia innumerables episodios parecidos al que le ha tocado vivir a Clarck en el último US Open.

Precisamente en ese mismo torneo, pero un año atrás, Matt Fitzpatrick también estrenaría su palmarés en los majors. Hasta ese momento el inglés de 27 años había disputado 28 de estos torneos, con solo dos Top 10, en el Masters de Augusta 2016 y en el PGA Championship 2022. Entonces, conseguiría aguantar su ventaja sobre Scottie Scheffler para coronarse en el US Open 2022. Desde entonces ha vuelto a alejarse de los grandes logros de su deporte.

Otro de los que recién estrenaron su palmarés y no han vuelto a tocar el oro ha sido Shane Lowry, vencedor del Open Británico 2019. El irlandés sorprendió ese año logrando su segundo título como profesional y desde entonces no ha conseguido imponerse en ningún otro lado. Hasta entonces en sus 26 participaciones en majors, se quedó fuera en el corte en la mitad (13).

El PGA Championship de Yang Yong-eun, el más sonado

Si seguimos tirando hacia atrás en la historia existen innumerables ejemplos como los ya mencionados, aunque hay algunos de ellos que conviene que nos detengamos en ellos. Deberíamos nombrar los de Danny Willet, Jimmy Walker, Patrick Reed o Bryson DeChambeau.

Aunque, puede que uno de los más sonados, por todo lo que lo rodeó, fue el del surcoreano Yang Yong-eun en el año 2009. En el PGA Championship de ese curso prácticamente nadie conocía a un golfista con una tarjeta de haber sido cortado en cinco de los siete majors que había disputado hasta ese momento, acabando en las posiciones 47 y 30 en los otros dos. En general, no era invitado a la mayoría de estos. De hecho, desde su corte en el PGA Championship 2007 solo disputó el Masters del 2009, saltándose seis de esos campeonatos.

Pero entonces, en ese PGA Championship 2009 sorprendería con una tarjeta impresionante, aguantando durante cuatro días el pulso a nada menos que un Tiger Woods que fue primero durante los tres primeros días y claudicó en el cuarto, en el que el golfista surcoreano le sacó cinco golpes en los 18 hoyos recorridos.

Es importante, para ponerlo en contexto, que Woods buscaba aquel año su quinta corona en ese campeonato y la decimoquinta en un major. Era el gran golfista del momento y pocos eran capaces de batirle en una última jornada donde indiscutiblemente era el rey. Pero se encontró con un jugador diferente, que no volvió a ganar ningún título profesional y se retiró al poco tiempo de ese gran éxito.

Artículos relacionados

bet365 utiliza cookies

Utilizamos cookies para ofrecer un servicio mejor y más personalizado. Para más información consulte nuestra Política de cookies