Ir al contenido
España
  1. Fútbol
  2. Eurocopa

España gana su primera Eurocopa en 1964

La Roja estrenó su palmarés tras levantar el título en la segunda edición del torneo continental, después de aprovechar su condición de anfitrión en un formato muy diferente al actual.

La Selección Española de Fútbol ha ganado tres títulos en la Eurocopa, algo que le convierte en el combinado nacional que más veces se ha impuesto en el torneo continental junto a Alemania. Además, la primera de ellas fue muy temporada, ya que se logró en la segunda edición de la competición y bajo un formato muy diferente al que se desarrolla en la actualidad.

La Eurocopa de 1964 estuvo compuesta por 29 equipos que disputaron eliminatorias a doble partido en sus países de origen. Eso sí, las semifinales y la final se disputaron en un único encuentro, al mismo tiempo que se utilizaron únicamente dos sedes: el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid y el Camp Nou de Barcelona.

Partidos de España en la Eurocopa de 1964

FasePartido
Fase preliminar

España 6-0 Rumanía

Rumanía 3-1 España

Octavos de final

España 1-1 Irlanda del Norte

Irlanda del Norte 0-1 España

Cuartos de final

España 5-1 Irlanda

Irlanda 0-2 España

SemifinalesEspaña 2-1 Hungría
FinalEspaña 2-1 Unión Soviética

Un camino largo hacia el título

Uno de los factores más interesantes de la Eurocopa de 1964 fue que la fase preliminar arrancó dos años atrás. Esta ronda estaba compuesta por 26 combinados nacionales, que se enfrentaron a doble partido con una diferencia de varios meses entre cada choque.

El empate se resolvía con un tercer encuentro en una sede neutral, pero solo uno de los cruces se alargó hasta ese punto. La Selección Española hizo los deberes sin grandes complicaciones, debido a que goleó a Rumanía en casa (6-0) para luego dejarse llevar a domicilio en una cita intrascendente (3-1).

Los octavos de final emparejaron a España con Irlanda del Norte en una eliminatoria que se resolvió por la mínima tras el empate en el primer partido (1-1). Un gol del mítico Paco Gento en el Windsor Park de Belfast le otorgó la clasificación a la Roja (0-1), que empezaba a fraguar su condición de candidato al título.

Los cuartos de final contra Irlanda fueron un paseo para el combinado dirigido por José Villalonga, que arrolló en la ide a su oponente (5-1) para sentenciar a domicilio con otro cómodo triunfo (0-2). El formato similar a la Final Four beneficiaba entonces a España, que contaría con el calor de la afición en las rondas decisivas.

La semifinal contra Hungría fue el encuentro más exigente de esta edición del torneo, sobre todo porque tuvo que decidirse en la prórroga. Un tanto de Jesús María Pereda en la primera parte y otro de Amancio Amaro en la segunda mitad de la prolongación metieron a España en su primera final (2-1), donde no falló ante la Unión Soviética.

Los vigentes campeones de la Eurocopa eran favoritos al título, pero la condición de local de la Roja igualaba mucho esta balanza. El tanto de Pereda en los primeros minutos de partido se vio contrarrestado inmediatamente por un gol de Galimzián Jusaínov, pero Marcelino Martínez resolvió el marcador en la segunda parte (2-1).

Un título de enorme valía

Este trofeo fue el primero de la Selección Española de Fútbol y puso de manifiesto la calidad de una generación de futbolistas históricos. Eso sí, la Roja fue incapaz de volver a levantar un galardón hasta más de cuatro décadas después, algo que le otorga todavía más valor a esta gesta deportiva.

Esos primeros años de torneo continental fueron efervescentes y sirvieron para que varias selecciones se irguieran como gigantes deportivos de la región. El caso de España fue llamativo, porque no pudo aprovechar su éxito inicial y supo volver a brillar varios años más tarde.

Artículos relacionados

bet365 utiliza cookies

Utilizamos cookies para ofrecer un servicio mejor y más personalizado. Para más información consulte nuestra Política de cookies