Ir al contenido
Ciclismo
  1. Historias del Deporte

20/09/1996: Induráin abandona La Vuelta y se retira

Uno de los mejores ciclistas la historia venía de ser undécimo en el Tour de Francia y vivió un auténtico suplicio en la ronda española, que le obligó a retirarse en los Lagos de Covadonga.

La leyenda de Miguel Induráin se ha convertido con el paso de los años en una de las gestas más impresionantes del deporte, sobre todo porque el navarro conquistó cinco ediciones consecutivas del Tour de Francia (1991-19995). Además, su palmarés en las grandes carreras del calendario se completa con dos victorias seguidas en el Giro de Italia (1992-1993), un tercer puesto en esta misma prueba (1994) y una segunda posición en la Vuelta a España (1991).

Sin embargo, su carrera deportiva llegaría a su fin de forma abrupta y sobre la bicicleta, algo que con los años se observa con admiración. Eso sí, en su momento supuso un duro revés para todos los aficionados, que vieron a Induráin incapaz de superar los Lagos de Covadonga un 20 de septiembre de 1996.

El navarro se bajó de la bicicleta y no puedo continuar en la ronda española, al mismo tiempo que unos meses después haría oficial su retiro. Ese 2 de enero de 1997 está marcado en la retina de muchos aficionados, pero la maldita etapa 13 de la Vuelta a España 1996 fue el detonante de su decisión.

La única Gran Vuelta que no ha ganado

Miguel Induráin participó en ocho ediciones de la Vuelta a España, pero no pudo ganar ninguna durante su carrera deportiva. La edición de 1996 era su última oportunidad y llegaba como uno de los grandes favoritos al maillot rojo, pero se vio ampliamente superado por una serie de ciclistas suizos que abarcaron el podio en la clasificación general.

Alex Zülle, Laurent Defaux y Tony Rominguer se hicieron con las tres primeras plazas de una tabla marcada por una ausencia prácticamente total de españoles. El único representante fue Fernando Escartín en el décimo puesto, pero tampoco hubo triunfos de etapa nacionales.

El transcurso de los años pasó factura en Induráin, ya que habían pasado 11 ediciones desde su primera aparición en la Vuelta. La edición de 1996 no fue sencilla desde el inicio, ya que el navarro se quedó descolgado de las etapas previa de alta montaña ante la imposibilidad de seguir el ritmo de los favoritos de la general.

Las condiciones climáticas adversas jugaron un papel importante en esta decisión, debido a que Induráin nunca se había resuelto bien con frío y lluvia. Los problemas de salud derivados de la exigencia de la carrera se multiplicaban para el navarro, que terminó poniendo pie a tierra a la altura del mítico Hotel Capitán.

Las malas decisiones del equipo

Otro de los factores importantes que dinamitó esta situación fue la decisión de los directivos del equipo Banesto, que llevaron a Induráin a pesar de que no se veía con fuerzas para afrontar una carrera de tres semanas. La presión sobre el navarro era total y no se respetaron los tiempos de recuperación tanto en la mente como en las piernas del pentacampeón del Tour de Francia.

Su retirada desde ese 20 de septiembre de 1996 era un secreto a voces y este duro revés le impidió soñar con una nueva conquista de la Grande Boucle en 1997. Aun así, su palmarés se mantiene intacto y demuestra la calidad de un ciclista que supo defender su condición de favorito en prácticamente todos los perfiles.

Artículos relacionados

bet365 utiliza cookies

Utilizamos cookies para ofrecer un servicio mejor y más personalizado. Para más información consulte nuestra Política de cookies